martes, 14 de octubre de 2008

Pirámides


Esfinge y pirámides de Gizeh


Si hay algo que simboliza al Antiguo Egipto, qué duda cabe, son las pirámides. Creo que ningún otro monumento ha generado, desde la antigüedad hasta los tiempos actuales, más interés, misterios, explicaciones e interpretaciones de todo tipo, que han cautivado generación tras generación. Sin embargo, y quizá por eso precisamente, son muchos los tópicos y equívocos que hay sobre ellas. De ello vamos a hablar aquí.

Lo primero que habría que aclarar es que, cuando hablamos de pirámides en Egipto, no podemos pensar tan sólo en las grandes pirámides de Gizeh. En Egipto hay más de 120 pirámides, muchas de ellas en un estado casi irreconocible, en ruinas, y eso sin contar con las que construyeron los faraones etíopes en Nubia, más de 180 en aproximadamente 400 años. Y seguro que esa cifra no será definitiva, como hemos podido ver este verano, con el descubrimiento de una nueva pirámide.

Un segundo equívoco bastante frecuente, es creer que todas las pirámides son iguales. No lo son ni en su forma, ni en los materiales constructivos, y mucho menos en el tamaño de ellas. En general, podemos decir que hay tres tipos de pirámides: escalonadas; acodadas o de doble pendiente; y las pirámides clásicas, también llamadas perfectas, de pendiente recta.

La primera pirámide que se construyó fue la pirámide escalonada del faraón Zoser, un rey de la III Dinastía. Su constructor fue el célebre arquitecto Imhotep, hacia el 2.630 aC, que la concibió como una superposición de mastabas.


Pirámide escalonada de Zoser



El último faraón de la III Dinastía, Huni, mandó construir una pirámide en Meidum, aunque fue su sucesor, Snefru, fundador de la IV Dinastía, quien la concluyó y al parecer usurpó. Él mismo ordenó construir otras dos pirámides en Dashur, la primera de ellas es la llamada pirámide de Snefru, de doble pendiente. A media altura, la inclinación de la pendiente cambia.


Pirámide de Snefru

La segunda pirámide construída por Snefru en Dashur, es la pirámide roja. Su importancia radica, sobre todo, en que es la primera pirámide de pendiente recta o perfecta. Su sucesor fue el faraón Keops, que siguiendo el mismo modelo, erigiría en Gizeh la más monumental y grandiosa pirámide de toda la historia, con sus 147 metros de altura. Sus sucesores, los faraones Kefren y Micerinos, le imitarían. El conjunto de estas tres pirámides, con sus templos de los difuntos y sus templos del Valle (una de las siete maravillas del mundo antiguo), debió ser considerada como algo excepcional por los propios egipcios, que había que continuar e imitar.
Por lo que respecta al interior, las pirámides disponían de varios pasillos, galerías y cámaras falsas, a fin de desorientar a los posibles ladrones y salteadores de tumbas.


Pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos, en el valle de Gizeh

Ninguna de las que se construyeron posteriormente llegarían a igualar a sus modelos. Los reyes de la V Dinastía no pudieron más que levantar pirámides modestas, entre 50 y 60 m. de altura; y las que se construyeron en el Imperio Medio, eran frágiles pirámides de ladrillo. En el Imperio Nuevo, de la antigua grandeza, sólo quedaban las formas pirámidales, como pequeños montículos en la arena, agrupados a la manera de las chozas, como en las pirámides de Meroe, en la fotografía de abajo.


Para obtener más información sobre las pirámides, puedes visitar la página de egiptología.com o la de egiptomanía.com, las dos son estupendas y contienen abundante información escrita sobre cada una de ellas, las técnicas constructivas, simbolismo, etc. además de muy buenas y variadas imágenes.

En youtube hay muchos videos sobre las pirámides, de diferente calidad. Aquí os dejo uno que explica, de manera clara y concisa, cómo era el interior de las pirámides.



Related Posts with Thumbnails